SORBETE DE PERA

La pera es una de las frutas más conocidas y apreciadas desde la antigüedad y resulta difícil contar todas las variedades existentes. Sin embargo, algunas de ellas destacan por sus características organolépticas verdaderamente notables. Entre las variedades estivales, nos gusta la Williams, mientras que, entre las invernales utilizamos la Passagrassana, que despierta en nosotros recuerdos agradables de la infancia.
La concentración especial de ácidos orgánicos débiles, como el málico y el cítrico, determinan el grado de acidez y el aroma del fruto, que son características distintivas de esta maravillosa pera invernal, verdaderamente capaz de entusiasmar a quien consume nuestro sorbete.

Resulta interesante su combinación con la crema, la crema al cacao con ron, la crema al armagnac o, simplemente, con nata montada sin azúcar.
cerrar