SORBETE DE MELÓN
Las características organolépticas del melón se ensalzan con las temperaturas bajas. Por este motivo, el melón es un fruto especialmente adecuado para la elaboración de sorbetes, que se benefician de su bajo valor glucídico (alrededor del 4,5%) y de su contenido tan elevado en agua.
La planta, originaria de Guinea, se cultiva de forma extensiva en cualquier lugar que haga calor y, entre las muchas variedades existentes, nosotros utilizamos el melón de la variedad “dudaim” (melón granada), de forma redondeada, dimensiones pequeñas y carne muy aromática y sabrosa.

En verano, este sorbete es el complemento ideal del sambayón, nuestro helado al vino marsala de añada.
 
cerrar