SORBETE DE NARANJA AMARGA
La naranja amarga no se utiliza como fruta de mesa debido a su sabor fuertemente áspero, parecido al del limón. Sin embargo, en el punto de maduración adecuado, su contenido en azúcar es superior, disminuyendo el ácido cítrico y málico que determina el pH y disminuyendo, consecuentemente, su acidez. Es éste el momento en el que pueden aprovecharse sus mejores características organolépticas para elaborar un sorbete verdaderamente exquisito, que además es perfecto para servir entre un plato y otro, especialmente en las comidas a base de pescado.

Les aconsejamos que lo prueben con helado de San Crispino, la crema al vino “Passito di Pantelleria” o con el cacao al ron.
 
 
cerrar